¿Cómo eran las comunidades a las que iban dirigidas las Cartas de San Juan?

comunidades de las cartas de san Juan

San Juan dirigió sus Cartas a comunidades que estaban en un contexto social, político y religioso bastante complicado, lleno de obstáculos que ponían en peligro las verdaderas enseñanzas de Cristo. Es por eso que el autor los exhorta a prevalecer en la verdadera fe.

Te puede interesar: Introducción a las Cartas de San Juan

¿Cómo se conformaban las comunidades a las que iban dirigidas las Cartas de San Juan?

San Juan (Foto: Pinterest)

El papel del presbítero

En las cartas de San Juan se menciona el papel del presbítero (del griego, significa “el más anciano”). En el caso de las Cartas, se refiere a una persona que recibe una autoridad por su madurez, experiencia y calidad moral. Es alguien que tiene una autoridad, liderazgo y reconocido por la comunidad.

El presbítero es el que se dirige a las comunidades, y este podía ser una persona mayor de 30 años, edad a la que llegaba a la madurez y tenía el derecho de hablar con autoridad.

No te pierdas: “No es sencillo ser sacerdote”: mensaje de neopresbíteros

Señoras: las Iglesias locales

La “Señora elegida” se le llamaba a cada una de las iglesias locales “elegidas por Dios” para creer en Cristo y recibir su Espíritu. (Señora elegida es un título de reconocimiento).

La palabra Iglesia proviene del griego ekklaeo, que significa “llamar”. Es decir,  la Iglesia es una comunidad que ha sido llamada.

Descubre: Teología de las Cartas de San Juan

Koinonia

Las comunidades viven la fe y la comunión fraterna, la koinonia, desde un aspecto no sólo espiritual, también material. Es la comunión fraterna más allá del discurso.

Llegar a la koinonia es un ideal con la condición de tener la posibilidad con el trabajo para conseguirlo.

Teología trinitaria

Las comunidades cristianas buscan definir la identidad eclesial basados en la teología triniaria: la comunidad es obra del Padre, de Dios, del Hijo Unigénito que, en su condición humana, se sacrificó en la cruz y abrió el camino a la comunión con Dios.

También es obra del Espíritu Santo, que es el generador de la comunión fraterna. Es decir, la comunión la genera el espíritu santo, no nosotros.

En este contexto, la vida en comunión de las comunidades juánicas tienen como objetivo la filiación divina: ¿por qué estamos llamados a vivir en comunión? Porque somos hijos de un mismo Dios.

No se trata de un gremio con intereses afines. Hemos sido llamados elegidos, la decisión no radica en nosotros a pertenecer, sino es Dios que nos ha llamado.

Te interesa: La Santísima Trinidad y el Bautismo

Disidencia

Las comunidades cristianas eran una minoría y cada día luchaban para mantenerse firmes en la fe dentro de atmósferas hostiles:

En las comunidades también hay disidentes, que el autor llama “comunidades del mundo”. Llevan una tergiversación herética que cometen un rechazo a la verdad.

Es por eso que el autor escribe en un tono exhortativo a las comunidades, para perseverar en las verdaderas enseñanzas de Cristo.

Formación bíblica

Te esperamos todos los martes al punto de las 7 de la noche para que formes parte de la formación bíblica que nos da nuestro Obispo a través del Facebook de la Pastoral Juvenil Diócesis de Azcapotzalco.

Descubre más de nuestros artículos en el sitio de Diócesis de Azcapotzalco

Editora Web de la Diócesis de Azcapotzalco
Instagram: @joss_saharaltair

Donar