La guerra

“No piensen que he venido a traer la paz a la tierra; no he venido a traer la paz, sino la guerra.”

Contrasta con todas las veces que nos dice: “mi paz os dejo”, “la paz sea con ustedes”.

Ya que Dios nos quiere dar su paz, y que no tengamos miedo sino confianza y paz en el corazón, ¿a qué se refiere con la guerra?

“El combate espiritual”, la inquietud por el bien y la justicia; ya que también nos ha dicho: “dichosos los que lloran, los que sufren, los que tienen hambre y sed, los que trabajan…”

(Foto: Unsplash)

Te puede interesar: Tu único y verdadero sacerdocio

Vayan por todo el mundo

Dios no nos quiere cómodos, acomodados a éste mundo, adecuándonos al mal y a la injusticia, adormecidos ante el dolor y el sufrimiento de los demás.

El desea traer fuego a la tierra, y cuanto desearía que estuviera ardiendo, moviendo, inquietando el corazón de los hombres por un mundo mejor, un mundo de paz y justicia, de trabajo por el bien y la verdad.

Dios nos nos quiere satisfechos: “ay de los que ríen, de los que están saciados, ay de ustedes los ricos”

Nos quiere inquietos por su gloria y el bien de los demás, en camino, trabajando, dando fruto: “vayan por todo el mundo…”

Concédenos Señor el fuego de tu amor, para rechazar el pecado, para buscar en todo tu voluntad, para hacer lío y salir a las periferias, para llevar tu palabra a los hombres, para trabajar por el Reino, para instaurar la justicia y el derecho, para buscar el bien y la salvación de los hermanos, para ser santos como tu Señor eres santo.

Para hacer la guerra en el mundo, que es, hacer arder el fuego de tu Amor.

No he venido a traer paz…

padre cheche

Editora web de los Medios Digitales de la Diócesis de Azcapotzalco
Instagram: @joss_saharaltair